4 razones para usar fundas de sofá

 

fundas sofaLos sofás son una de esas piezas del mobiliario que encontraremos sí o sí en cualquier hogar, e incluso en oficinas. Las fundas de sofá son ideales para cubrirlos y redecorar el mueble y así conseguir cambiar el estilo de la habitación en la que se encuentra el sofá. Se pueden encontrar en tiendas especializadas en ropa del hogar como diezxdiez.esen una gran variedad de estilos, diseños y colores. Aunque la estética es una parte importante de la utilidad de las fundas de oficina, su uso tiene muchos otros beneficios.

Razones para usar fundas de sofá

Ahí va una lista de cuatro razones a favor de utilizar fundas de sofá:

  • Proteger el sofá: Es una de las funciones más importantes de las fundas, especialmente si en casa hay niños pequeños o animales de compañía correteando junto al sofá o incluso encima de él. Los niños suelen mancharse fácilmente y les encanta tocarlo todo, muebles incluidos, mientras que los animales sueltan pelo allá donde vayan. Usar una funda de sofá nos ahorrará más de un disgusto y nos ayudará a estar tranquilos en casa si los animales de compañía o los niños están dando vueltas por el comedor.
  • Redecoración: No hay que ver las fundas de sofá como elementos aburridos que sólo tienen la función de proteger el tapizado original. Muchas fundas de sofá tienen coloridos y estampados muy atractivos que te ayudarán a darle un aire completamente nuevo a tu salón sin tener que gastarte el dinero en muebles nuevos.
  • Vida útil del sofá: Las fundas de sofá ayudan a alargar la vida de estos muebles, ya que los mantiene limpios y en buenas condiciones durante más tiempo. Si la funda del sofá se estropea con el paso del tiempo, se compra otra; y el sofá, mientras tanto, sigue en perfectas condiciones. Además, a diferencia de los tapizados del sofá, las fundas se pueden limpiar muy fácilmente, así que no hay que cambiarla si se mancha, sólo meterla en la lavadora.
  • Reduce los costes: Dado que alarga la vida del sofá, ayuda a ahorrar en casa porque evita que tengamos que comprar un nuevo sofá, ya sea porque se estropee o porque queramos cambiar la decoración de la sala de estar.

En cuanto a la limpieza, las fundas de sofá no necesitan que se limpien regularmente, aunque es lo más recomendable si tenemos niños o animales en casa. Dado que cada funda está fabricada con materiales distintos, hay que seguir las instrucciones de lavado de la etiqueta. A diferencia del tapizado o fundas originales del sofá, son fáciles de lavar; no necesitan limpieza en tintorería, a menos que nos encontremos con una de esas manchas peleonas de las que es imposible deshacerse en casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *