Colchas que dan alegría a mi casa

Tengo pasión por las colchas. Es lo primero que debo de confesar antes de seguir escribiendo. Pero creo que es una pasión muy justificada. En mi caso, las uso durante todo el año. Durante el verano las escojo muy finas, algunas son poco más que sábanas. Durante el invierno busco colchas con más cuerpo. A veces incluso las utilizo solo para adornar, doblándolas a los pies de la cama combinándolas con los cojines y haciendo contraste con una funda nórdica.

Una de mis debilidades son las colchas con mucho color, me gusta la sensación de alegría que dan a la casa no solo en verano, sino durante todo el año. Los estampados alegres le dan a mi dormitorio este toque de luz que no hay en el ambiente. Es mi manera personal de poner al mal tiempo buena cara.

Ahorrar en la compra de las colchas

No sé cuántas colchas tengo en este momento para mi cama. Igual que otros coleccionan paños o manteles yo tengo colchas que en algunos casos no uso, pero que me traen bonitos recuerdos y por eso no me deshago de ellas. Quién sabe, quizás un día las recicle y cree algo original con ellas.

Pero lo cierto es que mi pequeño vicio no me sale demasiado caro, porque como todo en la vida es cuestión de encontrar las mejores opciones. Me encanta utilizar el buscador para descubrir nuevas tiendas. En mi última incursión en la red he hecho un descubrimiento con el que estoy encantada, en esta web lunatextil.es encontré colchas baratas pero de muy buena calidad y con diseños muy actuales.

Colchas para toda la familia

Ahora solo me queda elegir cuál voy a comprar. O cuáles, porque conociéndome es raro que no vayan de dos en dos. Además, el otoño es una estación perfecta para renovar ropa de cama y la habitación de los niños es de las que más variedad necesitan porque, al menos los míos, juegan sobre la cama y tengo que lavar todo al menos una o dos veces por semana.

Además, los niños crecen con rapidez y las cosas que les gustan cuando son muy pequeños no son las mismas que les gustan cuando ya tienen una edad y empiezan a pedir cosillas no tan de bebés. Una buena excusa para elegir juntos una nueva colcha para sus camas que nos guste a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *