Consejos de mantenimiento de una casa de madera

Las casas de madera son muy cálidas como vivienda, además de tener una estética envidiable para todo aquel que guste de vivir en el mundo más rústico. Sin embargo, este tipo de casas requiere un mantenimiento muy específico, si es que se quiere conservar la madera en el mejor estado y evitar tener que realizar reformas demasiado pronto.

Las claves para realizar un correcto mantenimiento de una casa de madera pasan por no dejar que el tiempo deteriore los elementos, tanto exteriores como interiores, que componen la vivienda; además de llevar a cabo todos los procesos necesarios para que la construcción muestre siempre su mejor imagen.

Cómo mantener una casa de madera

Debes tener en cuenta que cada cuatro o cinco años es necesario realizar un tratamiento completo para la madera exterior, aunque la interior puede durar más tiempo sin demasiadas necesidades más allá del acuchillado del suelo o de la restauración de muebles. También puedes optar por contactar con una fábrica de muebles para conseguir nuevas piezas a tu medida y sustituirlas por las que estén demasiado desgastadas o dañadas.

En cuanto al exterior, son cuatro los pasos básicos a seguir para mantener la casa de madera en buen estado.

En primer lugar, debes asegurarte que la madera no presenta carcoma en ninguno de sus puntos. En caso de que sí exista carcoma u otros insectos, será necesario realizar un tratamiento específico para su eliminación, con productos apropiados del mercado. En este caso, puede ser necesario también lijar las superficies para eliminar las impurezas causadas por los insectos.

Por otro lado, es necesario con el tiempo retirar la pintura de toda la superficie para comprobar el estado real de la madera y lijarla para que no queden impurezas. Una vez retirada la pintura, se aplica sobre la madera una capa protectora para humedecerla y devolverle su aspecto original. Este es el momento también de reparar cualquier posible grieta o imperfección que pueda dejar pasar filtraciones de agua o de aire.

Una vez que la madera esté limpia y seca, puedes optar por volver a pintarla con una pintura especial de madera, o aplicar algún tipo de barniz o lasur. La ventaja de los lasures es que son más resistentes que la pintura, y no requieren para eliminarlos un nuevo lijado de la madera, de modo que resultan muy recomendables.

Con estos consejos de mantenimiento de casas de madera, podrás disfrutar de tu vivienda durante muchos años sin ningún problema. No obstante, ten en cuenta que existen empresas de reformas integrales de Madrid especializadas en casas de madera, que pueden ayudarte con el mantenimiento de la casa o realizar una reforma de los elementos más deteriorados para que no te preocupes por nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *