Consejos para hacer de la mudanza un proceso sencillo

Cuando estamos preparando una mudanza, nos asaltan múltiples dudas, llegan las preocupaciones y el agobio por nuestras pertenencias, ya que queremos que todo llegue sano y salvo, y en plazo, a nuestro nuevo hogar. Si seguimos unas pequeñas indicaciones y somos responsables, la mudanza puede convertirse en un trabajo mucho más sencillo de lo que creemos. A continuación, os ofrecemos una serie de consejos para lograrlo.

  • Lo principal es no ponernos nerviosos. Si no cumplimos este principio fundamental de las mudanzas, es posible que esta se convierta en un suplicio. Por eso, es importante que al hacer una mudanza, tengamos muy en cuenta que es un proceso que requiere de tiempo y de paciencia pero, que, al final todo saldrá perfecto. Siempre es preferible contactar con un servicio profesional que, nos hará más fácil el hecho de hacer mudanza.
  • Avisa con tiempo a aquellas domiciliaciones de empresas de servicios que tengas contratadas (factura telefónica y de internet, seguro del hogar, electricidad, agua…) para que puedan tramitar las modificaciones pertinentes y llevar el servicio a tu nueva casa lo antes posible, porque seguro que no querrás estar una semana sin internet una vez trasladado, ¿Verdad?
  • Comprueba que lo que vas a trasladar de una vivienda a otra, es realmente útil para ti en la nueva ubicación. Es habitual que, en una mudanza intentemos llevarnos todo y adaptarlo al nuevo hogar, pero en ocasiones, no es posible por lo que, la mejor solución es prescindir de algunos objetos o muebles (mediante donaciones o regalos) o por qué no, sacarles un último rendimiento en forma de dinero.
  • Una vez tomes la decisión de abandonar de cambiar de casa, debes hacer un esfuerzo y empezar, con antelación, a clasificar y empaquetar cosas que sabes que vas a llevarte y que no necesitas a corto plazo. Este paso parece obvio, pero cuanto más tardes en empezar, más prisa y agobio surgirá en los momentos previos a la mudanza.
  • Aunque pueda parecer una obviedad, aprovecha para hacer cualquier tipo de arreglo que sea necesario en el nuevo hogar antes de empezar a trasladar cosas. Pintura, suelos, baño… cualquier cosa que requiera una reforma o un pequeño ajuste, será más sencillo si la casa está vacía, nos ahorraremos más esfuerzo y posibles percances con nuestras pertenencias (golpes, roturas, etc.)

En definitiva, una mudanza es cuestión de paciencia y de organización, si tienes esas dos virtudes y además, tienes a profesionales apoyándote, prácticamente no te darás cuenta del proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies