Imanes de nevera ¿ya pasaron de moda?

Los imanes de nevera han estado colonizando este electrodoméstico desde hace ya muchas décadas. Todos recordamos haber llegado a casa con uno de estos regalos promocionales para ponerlo en la nevera, en un lugar privilegiado ya que era la novedad, y poder verlo cada día.

Pero, en estos tiempos en los que cada vez salen cosas más avanzadas, podemos preguntarnos, los imanes de nevera ¿ya pasaron de moda?Lo cierto es que no es así, continúan estándolo y quizás más ahora que nunca.

Uno de los motivos por los que es así es porque la generación que ahora mismo somos padres nos hemos criado con esta moda durante toda la vida. O bien los hemos tenido en casa de nuestros padres o los hemos tenido en los pisos de estudiantes en los que la comida a domicilio era una constante cuando el presupuesto daba para un pequeño homenaje.

También los hemos visto día sí y día también en la televisión. Y es que, si nos fiamos por las series y por las películas, no hay ni un centímetro cuadrado libre en ninguna de las neveras de los Estados Unidos. Entre imanes y dibujos, se encuentran totalmente forradas.

Imanes con teléfonos

Los imanes más habituales en los pisos de estudiantes, salvo excepciones, son los que tienen el número de teléfono de las pizzerías y establecimientos de comida a domicilio en general. En algunos casos también de empresas que sirven bebidas a la puerta.

Estos imanes permiten tener siempre a mano el número de teléfono de estos establecimientos, incluso ahora que todo el mundo tiene móviles con Internet y no es difícil o bien guardarlos en la memoria o bien buscarlos al momento.

Estos imanes son el recordatorio de los lugares que realmente nos gustan y de esta forma no hay ni que pensar en cómo se llama el establecimiento, siempre está a la vista. Los locales de este tipo de comida lo saben muy bien y por eso los imanes para nevera continúan siendo uno de sus regalos más habituales.

Imanes coleccionables

Los imanes coleccionables son de los favoritos de los niños. Para las marcas son muy rentables ya que se regala uno con la compra de un producto determinado, pero si se quieren todos los de la colección hay que comprar varias unidades del producto o bien hay que adquirir varios productos distintos de la firma, cada uno con su imán.

Si consiguen llamar la atención del niño este se encargará de convencer a su padre o a su madre de que compre ese producto cuando vaya a hacer la compra, al menos hasta haber completado la colección.

Para asegurarse de que a los niños les gustarán los imanes lo mejor es apostar sobre seguro y recurrir a sus personajes de dibujos favoritos. De este modo, no podrán resistirse a los imanes, especialmente si se regalan con un producto sobre el que el pequeño tiene algo de decisión, como son los cereales de desayuno, galletas u otros productos que consuma habitualmente.

Imanes en piso de soltero

En los pisos de soltero los imanes también forman parte de las neveras. Además de los de comida a domicilio, en algunos casos heredados del anterior piso de estudiante, también se pueden encontrar imanes con utilidades.

Estos imanes publicitarios son aquellos que tienen un uso a mayores que el decorativo. Un ejemplo son los imanes que incorporan una pinza para poder colgar una nota recordatoria de lo que hay que comprar en la próxima visita al supermercado.

También tiene éxito los imanes que tienen un bloc de notas con un bolígrafo, de este modo siempre se tiene a mano todo lo necesario para anotar si alguien nos llama por teléfono o si se quiere tomar nota de lo que se ha terminado.

Lo práctico prevalece, por lo que también gustan los portarretratos para poder poner una foto de la pareja o con los amigos. En definitiva, todo lo que además de ser un imán decorativo tenga otro uso es muy bien recibido: abrelatas, abrebotellas, bolígrafo…

Imanes y empresas

Para las empresas, estos imanes son un regalo efectivo porque siguen siendo muy bien recibidos y además son un obsequio que, en general, es muy barato. Por eso, mientras sigan teniendo público, será algo que se utilice para la publicidad.

Como se trata de un producto sencillo las innovaciones no son muchas, pero también las hay. Es el caso de los imanes con impresiones en tres dimensiones, muy llamativos y que hoy se ven mucho mejor que aquellos antiguos en los que había dos imágenes que se sucedían al mover el imán.

Todo apunta a que tenemos imanes promocionales para rato y que seguirán formando parte de nuestras neveras durante muchos años. El tiempo dirá si las nuevas generaciones también los incorporan a sus hogares o casas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *