Jardines verticales en edificios residenciales ¿Vale la pena?

La novedosa tendencia de ambientar muros verdes está ganando cada vez más terreno en las ciudades y en eventos como elemento decorativo. Esto debido al poco espacio destinado a la naturaleza con el que cuentan las metrópolis en la actualidad.

Las construcciones se decantan por el concreto y la ocupación y no por la habilitación de áreas verdes. Al menos en la mayoría de los casos, se tiene más en consideración lo que el hombre puede hacer y no lo que la naturaleza puede proveer. No obstante, los jardines verticales unen estos dos ámbitos que parecen tan equidistantes y que son constantes en interacción.

La técnica se ha convertido en una variante para poblar frente a la realidad de reducidos recintos. De esta forma, la vegetación siempre está presente. Hay que recordar que es necesaria para purificar el aire y que además, aporta otros beneficios. Entre ellos la retención de partículas contaminantes y de sonidos urbanos producidos en las urbes.

Más muros verdes, más edificación

En consonancia con lo anterior, la pared vegetal puede adaptarse a las dimensiones de un sitio específico. Se compenetran el concreto y la flora para no sacrificar ninguna, sino redimirlas de acuerdo con la situación. Ahorra espacio y supone una menor inversión que tener un jardín de distribución horizontal. Asimismo, plantea una cuantificación de conveniencias, pues el sistema se basa en la regularización de la vida de las plantas utilizadas. ¿Qué significa esto?

Un planteamiento moderno que se puede implementar en nuevos proyectos o en edificaciones culminadas en las que se busque vegetar. Es ideal para zonas residenciales, pues implica un menor gasto que el cuidado de un jardín normal. También estará en mejores condiciones porque los componentes de los que está hecho permiten equilibrar el pequeño ecosistema respecto al exterior.

Añadir esta técnica conlleva una aplicación sustentable y amigable con el medio ambiente. A la par de utilizar los medios y recursos más eficientemente porque una innovación en infraestructura ya no significará sacrificar lo verde.

Ventajas para la residencia

El mecanismo de riego, el sustrato utilizado, la cámara ventilada y el aislamiento externo que poseen abastecen de nutrientes. De esta forma, se puede mantener en mejor condición la vegetación porque se controlan los elementos químicos. Estos se suministran de acuerdo a los desequilibrios en el ambiente como la cantidad de luz, humedad y temperatura.

Es mucho más efectivo en términos de no contratar los servicios de un jardinero para arreglar y mantener las plantas. Con el tiempo, el ahorro puede ser invertido en otros ámbitos del conjunto residencial. Si este no presenta áreas disponibles para ubicar un jardín, la versatilidad de la pared posibilita la reubicación.

jardin vertical en el patio

La hidratación controlada también supondrá una menor dispensa de agua con la manguera y abaratamiento en aspersores que empapan todo. Adicionalmente, el uso de menos agentes químicos como herbicidas representará una reducción en emisiones de gases a la atmosfera. Claro, igualmente el prescindir de equipamiento para esto y de productos de esta índole.

La escogencia de la vegetación es ilimitada en cuanto a especies, pero es indispensable considerar las condiciones que se disponen. También la zona vertical puede utilizar desde macetas hasta mallas de sujeción e incluso implementar un huerto para los residentes. El alcance está en la imaginación del diseñador y las limitaciones en cuanto a lo que requieren las especies para desarrollarse.

Estos jardines verticales que muestran en la web http://jardinesverticalesartificiales.com/ para comunidades de vecinos transformarán el edificio y lo adaptaran a las crecientes demandas ecológicas. Distintas opciones como estas conforman múltiples prácticas que combinan biología, urbanismo e ingeniería. Vale la pena probar alternativas que posibiliten ecosistemas en los que el ingenio del hombre no acabe con todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *