Las perchas, una clave para el orden

Hay quién dice que el que necesite contratar a una persona realmente ordenada, en lugar de entrevistarla debería de echar un vistazo a su armario. Y es que mantener un armario en orden es todo un arte que parece estar al alcance de muy pocos.

La disculpa que más a menudo utilizamos es que nuestro armario es demasiado pequeño, pero lo cierto es que quién sabe organizar sus cosas lo hará notar especialmente en los espacios reducidos.

Una de las claves para el orden en los armarios y a la que a menudo no damos la debida importancia son las perchas. No se trata tan solo de escoger perchas por sus colores o formas, podríamos decir que hay una percha para cada necesidad y deberíamos de ser capaces de identificarlas.

Si las clasificamos por el material en el que están realizadas, estos serían sus usos más aconsejables:

-Las perchas de madera: Para los trajes son recomendables las perchas de madera, de gran robustez y que imitan la forma de los hombros. No solo no se deforman con el peso de estas prendas, sino que impiden que se arruguen y contribuyen a mantenerlos impecables.

Algunos de estos modelos tienen una barra para colgar el pantalón o unas pinzas para la falda, ayudando a ahorrar espacio y a que todo esté más ordenado. Su principal inconveniente es que ocupan mucho sitio, por eso solo deben de escogerse para prendas muy concretas.

-Las perchas metálicas de varios pisos: Son perfectas para colgar varios pantalones o varias faldas, ya que las hay para estos tipos de prendas. Sin embargo, los modelos pensados para colgar varias blusas no son tan efectivos y normalmente favorecen que estas prendas se arruguen.

Tienen el inconveniente de que a veces unas prendas acaban tapando a las otras y es necesario retirar la percha para ver qué es lo que está colgado, pero a cambio nos permiten colocar más ropa.

-Las perchas de plástico: Estas perchas ocupan muy poco, por lo que son perfectas para cuando hay que colgar mucha ropa en un armario pequeño. Tienen diferentes formas, por ejemplo las llamadas de cuello redondo son perfectas para colgar blusas, camisas y vestidos que se quieran colocar de manera individual.

Son preferibles las perchas elaboradas por el sistema de inyección de plástico ya que se forman en una única pieza, lo que impide que acaben soltándose los colgadores en las uniones.

Sus principales ventajas son que ocupan muy poco espacio y resultan muy económicas, por lo que son las indicadas para armarios pequeños. Su desventaja es que no son especialmente robustas, por lo que no están recomendadas para ropa de mucho peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *