¿Qué es la tecnología de ionización en las campanas extractoras?

Una campana extractora normal y corriente es un aparato bastante simple, con un sistema de absorción de aire más o menos potente formado por un ventilador que, al girar, atrae el aire hacia la campana haciendo que pase a través de un tubo que lo lleva al exterior de la vivienda.

Como hemos dicho, un sistema simple y aceptablemente efectivo, aunque siempre deja escapar una parte del humo, más cuanto menos potencia tenga el aparato. En una cocina normal es habitual tener que abrir la ventana si se van a preparar varios platos a la vez o se cocinan platos como el pescado a la plancha o frito, el cual causa bastante olor.

¿Y si ese olor pudiera desaparecer?

Las campanas más modernas y técnicamente más avanzadas como las campanas extractoras de la marca Falmec incorporan nuevos sistemas que permiten que el aire se purifique y que los olores desaparezcan. Esto se logra mediante la técnica de ionización bipolar.

Gracias a este sistema, se puede freír pescado sin riesgo de que el olor se extienda a toda la casa. Incluso se podrá respirar aire puro y sin olor en la cocina de manera bastante inmediata. Y este es solo uno de los ejemplos que podemos encontrar.

Cocinas que aprovechan al máximo este sistema

Cualquier tipo de cocina se puede aprovechar del sistema de purificación de aire por iones, pero hay dos casos en los que esto es especialmente importante:

-Las cocinas que carecen de ventana exterior. Aquí no se cuenta con la ventaja de poder abrir una ventana. Incluso si tienen un acceso exterior pero comunicando previamente con un lavadero, nos encontramos con el problema de que el olor de la comida acabaría impregnándose en la ropa limpia, por lo que tendríamos que tener la precaución de recoger toda la ropa tendida antes de cocinar.

-Las cocinas abiertas al salón/comedor. Las cocinas abiertas al salón, en especial las que tienen una isla en medio, son muy atractivas desde el punto de vista del diseño. Pero es cierto que si no se posee una campana extractora adecuada al final el humo acaba en los muebles. Los sofás suelen llevarse la peor parte, porque acaban oliendo a comida.

Con este sistema de purificación de aire se consigue cocinar incluso en la isla que separa a ambos ambientes sin peligro de que los humos o los olores acaben siendo un problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *