Sobrevivir a una mudanza: los trucos más útiles para que el cambio de casa no sea una tortura

Por mucha ilusión que te haga el deseo (ya cumplido) de cambiar de casa y empezar una nueva vida en una vivienda mejor, seguro que la idea de mudarte no te gusta tanto. Sabemos que no es el proceso más agradable del mundo, pero es un peaje necesario por el que hay que pasar sí o sí, salvo que queramos reiniciar totalmente la partida y empezar de nuevo de cero. Como esto en el 99% de los casos no es ni planteable, el plan pasa por hacer de la mudanza poco más que un trámite pasajero. Si no quieres que el traslado de una finca a otra te amargue el inicio de tu nueva vida, y estás interesado en cómo hacer una mudanza de la forma más eficiente, sigue leyendo.

Lo primero que debes saber es que una mudanza es como un trabajo de jornada intensiva, ¿qué quiere decir esto? Que salvo que tengas el don de la ubicuidad y sepas estar en dos lugares al mismo tiempo, lo mejor es que pidas unos días libres en el trabajo hasta que el proceso haya acabado. Entendemos que no en todos los casos esto será posible, pero no es ningún capricho, así que no te sientas mal por pedir un par de días, ya los recuperarás. Si no tienes otra alternativa que compaginar trabajo y mudanza, la clave para resistir será auto-concienciarse desde un principio, hazlo o el estrés te consumirá.

Te hayan dado o no los días libres (esperamos que sí), los consejos que vienen a continuación son aplicables a cualquier caso, así que toma nota de los trucos que te sean más útiles, no es un manual escrito en piedra, por lo deberás interpretarlo según tus necesidades.

Consejos fundamentales a la hora de empezar una mudanza

conceptos ‘fácil’ y ‘rápido’ no existen cuando hablamos de sobrevivir a una mudanza. Es una carrera de fondo, así que no dejes que un exceso de ímpetu te ciegue o acabarás desfondado del agobio cuando no lleves ni un día. Grábatelo en tu mente: no acabarás antes de lo que piensas por mucho que te lo propongas. Tómatelo con calma. Limpia y ordena antes de empezar la mudanza propiamente dicha, con la mente fría tu capacidad de selección estará totalmente afinada para ver qué objetos llevarás contigo y cuáles han terminado una etapa a tu lado.

Y hablando de transportar objetos de una casa a otra, aquí te dejamos un consejo que quizá no conocías, pero que sin ninguna duda te hará un buen apaño: Si vas a trasladar muebles y tienes artículos tales como ropa, mantas y similares en ellos, déjalos dentro, ahorrarás espacio y ganarás en comodidad a la hora de transportarlos. En caso de que tu nueva casa quieras renovar también el mobiliario, mete tus prendas en bolsas de basura, el método de almacenamiento más eficiente para cualquier mudanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *