Tarifas eléctricas para cualquier tipo de consumidor

Es cierto que cada casa es un mundo y que cada consumidor tiene diferentes necesidades energéticas. Sin embargo, hay tarifas de luz que convienen más que otras. Y algunas tarifas que no convienen a nadie.

Para saber cuál nos conviene a nosotros y a nuestros patrones de consumo, lo mejor es conocer las opciones disponibles en el mercado y conocer nuestros patrones de consumo.

1. Conocer las diferentes tarifas eléctricas

Actualmente en el mercado libre de la electricidad podemos encontrar tarifas de lo más curiosas e innovadoras, pero también las tradicionales. Te resumimos las que puedes encontrar en el mercado.

  • Precio variable de la energía. Estos precios suelen estar indexados al PVPC y son, a largo plazo, la mejor opción para pagar lo justo por nuestro consumo. Este tipo de tarifa fluctúa con el mercado. Es cierto que habrá algún mes en que paguemos un poquito más, pero por norma general estará por debajo de lo que pagaremos durante el año con un precio fijo.Además, podrás contratar la discriminación horaria que conviene a casi el 90% de hogares.
  • Precio fijo de la energía. Al contrario del precio variable de la energía, con este tipo de tarifa se fija un precio para todo el año. Como el precio de coste de la energía varía cada hora, es imposible que las comercializadoras puedan prever un precio muy ajustado para sus tarifas de precio fijo, por lo que aplican un margen de seguridad por si subiera mucho el precio de la luz durante el año. Por eso siempre vas a pagar un poco más con tarifa fija de luz. Otra versión un poco más amable es el de las cuotas fijas, en las que pagas cada mes lo mismo y al final de año, ‘echas cuentas’ con la comercializadora, pero te arriesgas a tener que pagar más en lugar de que te devuelvan.
  • Tarifas planas de luz. Por muy bien que suene, con una tarifa plana de luz no puedes consumir toda la energía que quieras. Sino que pagas una cuota fija pero tienes un límite de consumo. Si superas dicho límite se te cobra el exceso de energía a un precio mucho más alto. Y acabas pagando una factura de luz desorbitada.

2. Conocer nuestros patrones de consumo

Puede parecer sencillo, ¿verdad? Si estás todo el día en casa, crees que no te conviene la tarifa con discriminación horaria. ¿Estás seguro? A el 87% de hogares españoles les conviene la discriminación horaria. Y es que esta tarifa tiene horas valle (energía más barata) hasta las 12 del mediodía en invierno y las 13 h en verano. Por lo que si estás en casa puedes sacarle mucho partido. De hecho, con que tengas el 30% de tu consumo total en horas valle ya te saldría rentable. Ajustando los hábitos (lavavajillas de noche, cocinar y poner lavadoras por la mañana, etc.) podemos ahorrar muchísimo más.

Solo conociendo la forma en la que consumes podrás escoger la tarifa que se ajusta a ti. Para hacerlo puedes utilizar la Calculadora de Ahorro en Luz de Lucera y descubrir qué tarifa te conviene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *