Todo sobre el césped artificial en varias nociones básicas

1) Necesitas saber donde comprar rollos de césped artificial.

No te fíes por el primer impulso que puede llevarte a adquirirlos en un centro comercial cualquiera en el que los veas expuestos. Estos lugares, que no son especialistas en este tipo de producto tienen tan solo uno o dos tipos diferentes, pero si se quiere comprar césped de buena calidad al mejor precio siempre es aconsejable acudir a lugares especializadosen este tipo de productos o consultar sus precios y modelos por Internet.

2) Necesitas saber qué tipo de césped quieres comprar.

Para eso tienes que tener claro el tipo de uso que le vas a dar al césped artificial, ya que no es lo mismo utilizarlo para jugar al fútbol que para tumbarse a descansar. Tampoco es lo mismo un césped que va a estar en un lugar en el que no va a pisarse prácticamente nunca, como una zona ajardinada, como si está en un camino de paso.

Cuanta más resistencia al roce y mayor capacidad de recuperación tenga un césped artificial más caro será. Pero no es necesario invertir en esto si va a ser una hierba que no se va a pisar prácticamente nunca, como por ejemplo una jardinera que rodee la casa.

3) Necesitas saber lo que te va a costar instalarlo

El césped artificial tiene que ser colocado por especialistas cuando hablamos de césped en exterior. Esto es muy importante porque tiene que tener un buen sistema de drenaje y porque además el suelo tiene que estar liso, sin irregularidades que lo puedan cortar y estropear.

Habitualmente se pasa una máquina para trabajar el suelo y alisar y, según el tipo de suelo, se estudia la necesidad de poner o no una capa de sustrato para el agua. Se instalan los canales de desagüe y finalmente el césped, que tiene que quedar perfectamente unido entre sí para que se vea totalmente uniforme.

4) Necesitas saber cómo actuar si se estropea

El césped artificial da tan bien el pego de ser hierba que es posible que tengas algún accidente relacionado con una confusión, como alguien que clave su sombrilla en la hierba y rompa la moqueta o que deje caer un cigarrillo y lo queme.

No te preocupes, porque es posible reparar el trocito de césped que se ha estropeado sin tener que levantar todo. Pero mejor que lo haga un experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *